“Tenía incorporado el ruido de las máquinas, como tenía incorporado el tren. Era algo como que te acompañaba, lo mismo que la sirena de la fábrica”.

Ana María, vecina y amiga de IMPA Almagro

Anuncios